Té blanco 30g

$2.490

Una de las propiedades principales del té blanco es que es rico en polifenoles, un antioxidante que neutraliza a los radicales libres, mejora tu sistema inmunitario y frena el envejecimiento celular. Este, junto con el estrés oxidativo, propicia que el organismo envejezca no solo a nivel físico, también en lo que a tus órganos y células se refiere. Un "declive" que muchos relacionan con el riesgo de padecer algún tipo de cáncer, pero que puede evitarse a través del consumo de dichos antioxidantes.

En cuanto a su poder vitamínico, el té blanco tiene un gran aporte de vitamina C, que también refuerza el sistema inmunitario y te protege de resfriados y procesos víricos. Otro nutriente que forma parte de la composición del té blanco es la vitamina E, que está ligada a la mejora de los trastornos oculares, las funciones mentales y la salud cardiovascular.

Además, el té blanco es bajo en calorías y ayuda a acabar con la retención de líquidos, por lo que puede ser un aliado a la hora de perder peso y eliminar toxinas.

Normalmente, los efectos secundarios de las infusiones están ligados a su elevado contenido en cafeína, algo que no sucede con el té blanco. Esta variedad contiene cafeína, pero en una dosis mucho más baja que el té verde o el té negro.